Thursday, May 7, 2009

Solo para que me mires.

Lago con reflejos de soles
y tortugas amándose
reviviendo historias de nobles
que pasan vidas buscándose.

El sol no hace más que desearte.
Le se, te imagino en aquella banqueta
tomabas el solo inspirada
y los árboles te miraban, coqueta.

Todas las flores se pusieron de acuerdo
y quisieron inhalarte
impregnaron en sus pétalos tu perfume
para luego al viento exhalarte...

Ahora quien pase por esa banqueta te huele
y yo, que porque lo se, voy riéndome
cierro mis ojos para tener de frente
tus pupilas verdes dilatadas mirándome

1 comment:

Juan Eduardo Apablaza S. said...

Hola, qué tal?
los ojos verdes realmente encantan, yo tuve una casi novia que tiene ambos ojos con dos tonalidades diferentes, hacia el centro verdes y hacia los bordes como anaranjado. Sus ojos eran lo más bello que había visto...
Basta de recuerdos lejanos. Lo cierto es que tu poema es exelente.
Saludos!