Sunday, May 10, 2009

Cuando despierte a medio día...

...mis manos en tu cintura
apretando y acercándote más a mi,
tu espalda arco perfecto...
gimiendo y sintiendo
la tensión y el placer en ambos...
el sudor bajando en mi...
el placer sudando en ti.
Tu sur tiembla y choca
con mi norte
fuerte y grueso amor resorte...
el amor mediante el bote,
palpitante...
rubor de cerezo.

Y te quiebras con mis gemidos.
los tuyos solo intensifican
mi rico esfuerzo...
mi trabajo es una bendición divina,
tu postura
el galardón de dios perfecto...

Entre cambios y vueltas
tus tobillos aprieto
besando tu entrepierna dentro y fuera,
creyendo que mas adelante
nos embriagaría el destino...
se nos irán las fuerzas
si fluyendo seguimos...

..un cigarro resuelve
lo que un vaso de agua mejoraría
mirando el techo de la cama
mirando en el suelo
las tiras que ya no lucirías...
me darías besos en la madrugada
encenderías la luz y la apagarías
alguno se iría en silencio
y todo para que el otro
no despierte todavía...
y todo para que el otro recuerde
aquel gemido a medio día...

1 comment:

nano said...

.:.

"tu postura" y "tu espalda" dos cosas que no podemos dejar de amar en ellas, que son obsesión, delirio...


.:.